Comentario de la ACLU sobre la recopilación de datos de las Naciones Unidas sobre el cumplimiento de la ley y la falta de progreso en los cambios transformadores

El Mecanismo de expertos de la ONU para promover la justicia racial y la igualdad en la aplicación de la ley (EMLER) presentó hoy su primer informe que destaca la importancia de la recopilación centralizada de datos sobre raza y otros datos demográficos para eliminar el racismo sistémico en la actuación policial.

(Artículo disponible solo en inglés).

 

GINEBRA — Siguiendo las recomendaciones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas histórica resolución de George Floyd En julio pasado, el Mecanismo de expertos de la ONU para promover la justicia racial y la igualdad en la aplicación de la ley (EMLER) presentó su primer reporte destacando hoy la importancia de la recopilación centralizada de datos sobre raza y otros datos demográficos para eliminar el racismo sistémico en la vigilancia.  

El consejo escuchó por primera vez a dos representantes de comunidades directamente afectadas que hablaron desde el podio, así como a grupos de la sociedad civil, incluida la Coalición contra el Racismo de las Naciones Unidas y la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, como parte de un diálogo en torno a la publicación de EMLER. informe y un nuevo reporte por el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, que señaló la falta de progreso para abordar la violencia policial y sistémica a nivel mundial, incluso en los Estados Unidos, y destacó la necesidad urgente de un cambio transformador.

Collette Flanagan, fundadora y directora de Mothers Against Police Brutality, cuyo hijo Clinton Allen fue asesinado a tiros por un oficial de policía de Dallas en 2013, fue uno de los oradores que representaron a los miembros de la comunidad directamente afectados. Ella dijo durante su intervención al consejo:

“Si queremos elevar los derechos humanos en la actuación policial, tendremos que abordar tres desafíos: el uso de la fuerza letal, la doctrina judicial de inmunidad calificada y el tratamiento de familias y comunidades que sufren discriminación racial, brutalidad policial y ejecuciones extrajudiciales. .”

Jamil Dakwar, director del Programa de Derechos Humanos de la ACLU, presentó un video y declaración escrita como parte del diálogo y tuvo la siguiente reacción:

“Estamos de acuerdo con el informe de las Naciones Unidas: la recopilación de datos no es una panacea para acabar con el racismo sistémico, pero es una herramienta clave para ayudarnos a comprender hasta qué punto las comunidades negras y latinas son atacadas y desproporcionadamente afectadas por la violencia policial. Estados Unidos alberga a más de 18 000 organismos encargados de hacer cumplir la ley, y está claro que los requisitos actuales de recopilación de datos han fallado. La carga no debe recaer en las víctimas, las comunidades afectadas y los medios de comunicación para documentar y recopilar datos sobre prácticas y abusos policiales. Para ser claros: la solución implica cambiar los recursos para apoyar alternativas que afirmen la vida a la vigilancia, una rendición de cuentas significativa y un monitoreo y aplicación rigurosos de las leyes y políticas de recopilación de datos, no más policías en las calles”.

La presentación de la ACLU a la ONU sobre la falta de recopilación adecuada de datos sobre vigilancia está disponible aquí.

Aquí está el video de la reunión del consejo de hoy y el diálogo interactivo con EMLER que comienza en el minuto 1:01:34.

¡Comparte con los contactos!

Promover la rendición de cuentas

Siga nuestros pasos y reciba las últimas noticias de nuestros activistas, mecanismos y acciones.